Hoy iba a eliminar algo, y me acorde que antes añadía el siguiente alias a mi archivo ~.bashrc:

alias rm="mv -t ~/.local/share/Trash/files --backup=t" 

He aprendido que puedes tener toda la seguridad del mundo para eliminar un archivo, luego darte cuenta que estabas equivocado.
O bien puedes estar desvelado y no estar al 100% de tus facultades mentales y si tienes la contumbre de eliminar con rm puede fallar la mente. Y muchas situaciones más. La clave está en la costumbre.

Desventajas de este método:

1. Cuando quieras eliminar archivos para tener más espacio o ya no los quieras tener nunca, tendrás que invocar al rm original por su ruta completa /bin/rm o añadir otro alias.
2. No lo van a poder restaurar normalmente
3. No se va a registrar la fecha en que fue eliminado
3. No podrán administar la papelera de forma simple en la consola


A continución gracias a una aplicación escrita en python todos los puntos anteriores están cubiertos, en excepción del primero, pero realmente esa no es una desventaja.
Instalar trash-cl


En Ubuntu/Debian
sudo apt-get install trash-cli